viernes, 17 de agosto de 2012

Queso danablu

Definición y características
El queso danablu o también conocido como danish blue cheese, proviene de Dinamarca y se trata de una variedad de queso azul. Elaborado con leche de vaca pasteurizada, tiene un sabor bastante suave y algo menos salado que otras variedades de este tipo de quesos. Con una textura ligeramente blanda que lo hace fácil de cortar y trabajar con él y su color que puede ir del blanco con vetas de moho irregulares y de tamaño variable en su interior o blanco amarillento cuando la pieza es algo mas madura.
Este queso al igual que casi todos los azules, no posee corteza, simplemente una fina capa de moho gris que ayuda a mantener la humedad en su interior, junto a la protección de papel de aluminio que siempre se le pone antes de llevarlo a la venta para su posterior consumo, así se mantienen las piezas en perfecto estado durante largo tiempo.
Desde el año 1975 tiene la I.G.P. (Indicación Geográfica Protegida) como queso azul danés. Normalmente se presenta en piezas redondas de unos 3 kg. de peso, pero lo podemos encontrar en cuñas de 100 grs. envueltos en recipientes de plástico para un mejor consumo.

Zona geográfica
Dinamarca se encuentra al norte de Europa, dentro de los países nórdicos, divido en dos territorios de Ultramar o Territorios Dependientes, Groenlandia y las Islas Feroe. Su capital es Copenhague que se encuentra en la isla Selandia.
Este país forma parte del territorio escandinavo y solo guarda frontera por tierra con Alemania, aunque desde el año 1999 se unió tanto por carretera y ferrocarril con Suecia a través del puente de Oresund. Dinamarca está completamente rodeada por el mar del Norte y el mar Báltico.
Al tener un territorio pobre en recursos geológicos, la población danesa siempre se sostuvo con la agricultura y ganadería bovina gracias a sus granjas, la explotación pesquera y la industria naval.
El paisaje danés fue formado desde el principio por glaciares que cubrían antaño la zona, que poco a poco se fueron acumulando grandes masas de hielo formando colinas de material arenoso. Hoy en día estas colinas están separadas de este a oeste en el territorio de Jutlandia.
El clima de Dinamarca es suave y agradable durante todo el año, aunque en otoño e invierno persisten fuertes vientos. Todo el territorio se caracteriza por tener muy marcadas las cuatro estaciones del año, con veranos cálidos y frescos e inviernos fríos y ventosos. Aunque no es normal que suela nevar, en invierno puede bajar la temperatura a -8º C. Lo que si es normal es que llueva bastante durante todo el año. Todo esto ha dado como consecuencia un terreno formado por bosques de hoja caduca donde podemos encontrar coníferas y abetos y esto ayuda a proteger los pueblos de los fuertes vientos venidos del norte del país.
Todo lo demás del territorio cuenta con grandes llanuras de pastos verdes donde el ganado se alimenta. Esto unido a la gran humedad que existe, permiten madurar el queso con bastante facilidad, dando buenos resultados.

Un poco de historia
Este queso azul fue inventado en el año 1927 por un quesero danés llamado Marius Boel con la intención de imitar una versión propia del conocido requefort francés. Aunque con poco éxito, ya que dio como resultado un queso mas suave de sabor y menos salado. Desde casi el comienzo de su producción tuvo bastante buena aceptación por los habitantes que lo solicitaban cada vez mas en los mercados y las queserías cobrando en poco tiempo una gran fama.

¿Como se elabora?
El queso danablu está elaborado con leche de vaca entera y sin cocer, pero si pasteurizada a unos 75º C para matar la posible flora bacteriana que se haya generado desde el ordeñado hasta que llegue a la quesería.
Una vez que la leche haya sido tratada con el cuajo y se haya separado la parte sólida del suero resultante; a la cuajada que ha quedado se le inyecta mediante agujas por toda la pieza perforando e introduciendo pequeñas cantidades de moho de la misma variedad que se emplea para fabricar el roquefort (Penicillium roqueforti). Luego se sala por fuera y se deja madurar a 10º C en cámaras especiales de 8 a 12 semanas, permitiendo que la flora de hongos hagan el trabajo en su interior. Esta colonia de hongos es la que veremos cuando se corta el queso, esos pequeños huecos tan característicos y que le dan a todos los quesos elaborados de esta forma ese sabor tan rico y aroma inconfundible que los hace únicos.

Forma de tomarlo
Cuentan los sibaritas expertos en el campo quesero que el queso danablu no se debe de consumir hasta que no alcance como mínimo las 6 semanas de maduración, porque será cuando se pueda apreciar todas sus características gustativas.
Y como podemos tomar este queso? Pues desmenuzado en una ensalada de canónigos o rúcula simplemente con un aliño suave de mostaza y miel, acompañado de fruta fresca de temporada tal como peras, melocotones... etc, untado en rebanadas de pan con unas lonchitas de jamón, tomate en rodajas... Si mezclais un dadito de este queso con 2 cuch. de queso para untar o mantequilla y ligáis bien, obtendremos una salsa estupenda para napar unas verduras cocinadas al vapor y será una cena bastante nutritiva.
En algunos países lo suelen añadir a quiché, cremas de verduras, sopas... pero recordad que si lo incluís en alguna de estas preparaciones, no será necesario salar los platos, porque este queso es bastante salado de sabor.
Y los vinos que os recomiendo para acompañar el queso danablu, pues un vino blanco afrutado como el Chenin Blanc o un Cabernet Sauvignon Rosado.


Fuente de la imagen:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada