viernes, 31 de agosto de 2012

Queso limburger

Definición y características
El queso limburger o limberger nació en Bélgica y no proviene como muchas personas piensan de la ciudad alemana de Limburg.
Este queso está elaborado con leche pasteurizada de vaca y se caracteriza porque en cuanto alcanza su madurez tiene un fuerte olor debido a una colonia particular de bacterias que viven en la corteza del queso y le dan ese olor. Su corteza es lavada y tiene un color naranja-marrón. A medida que va madurando las piezas, estas pueden desarrollar una fina capa de corteza bloomy o moho blanco (parecida a la corteza del queso brie).
Se presenta en piezas de unos 500-600 grs. de peso y forma de rectángulo con los bordes laterales redondeados.
Su pasta puede ir desde el blanco marfil hasta el amarillo crema o marrón claro siendo de textura cremosa y sabor suave o ligeramente picante en las piezas mas maduras. En realidad para quien no lo ha probado suele engañar, porque no tiene nada que ver su olor exterior con la suavidad de su sabor que recuerdan a setas y cereales.
Una curiosidad en torno a este queso es que se ha popularizado en algunas partes del continente africano por la lucha contra la malaria, ya que se emplea este queso como cebo para los mosquitos que provocan dicha enfermedad mortal entre la población. Por lo visto, los insectos se sienten atraidos por el pestilente olor y son colocados en pequeñas trampas caseras para poder atraparlos.

Zona geográfica
Como dije antes, originario de Bélgica concretamente de la ciudad de Limburgo, aunque hoy en día Estados Unidos y Alemania son grandes productores de este queso, siendo este último donde se le dio a conocer en su época, pero eso lo veremos en el siguiente apartado. La opinión de los expertos queseros dicen que el elaborado en los Estados Unidos no se acerca mucho al original en sabor, siendo una versión algo mala del queso limburger.
La provincia francesa de Limburgo forma parte de la región de Flandes y su capital es Hasselt, situala al noreste del país y limita al norte y al este con los Paises Bajos, al oeste con la provincia de Amberes y el Brabante framenco, al sur tiene frontera con Valonia, concretamente con la provincia de Lieja.
A la ciudad de Limburgo conocida como "el pulmón de Flandes" por los inmensos bosques que tiene y zonas verdes como praderas, campos y jardines. La agricultura es mixta de hortalizas de tubérculos y árboles frutales y la ganadería de bovina. Por lo general los granjeros tienen el ganado en estancias amplias con unos campos muy grandes donde las vacas están sueltas la mayor parte del día y justo a la mañana temprano y por la noche es cuando se procede a su ordeño y obtención de la leche que servirá para elaborar el queso.

Un poco de historia
El queso limburger fue creado originalmente por monjes trapenses belgas en el siglo XV en la región de Limburgo, Bélgica como ya sabemos; concretamente en los monasterios del Ducado. En 1539 tras la conquista del Emperador Carlos V de toda la región y siendo prohibido la exportación de trigo a los Países Bajos, muchos campesinos y granjeros tuvieron que cambiar sus tierras de cultivo por pastos para el ganado y los monjes se vieron en la necesidad de fermentar la leche en cuevas o bóvedas en el monasterio para poderla conservar todo el invierno. Esto promovió en gran medida la elaboración y expansión del queso.
Debido a su olor pestilente y que bulgarmente recuerda al "olor a pies" en la época se pensaba que los monjes prensaban el cuajo de la leche con sus pies, mismamente dicho, pero posteriormente se demostró que no!
En el año 1830 llegó a oídos de queseros alemanes, ya que era bastante conocido en la zona y estos quisieron copiar exactamente su preparación en la región de Allgau, expandiendo aún mas desde aquel entonces su producción (es por eso que mucha gente piensa que este queso tiene su origen en Alemania). Un granjero muy conocido y pionero de la elaboración de este queso fue Carl Hirnbein unido a los hermanos Grosjean, comenzaron a elaborar a partir de la receta original quesos de pasta blanda hasta dar con la versión que hoy en día conocemos. Carl era uno de los mas adinerados de la zona en la época y contaba con grandes zonas donde ubicó granjas y queserías para la elaboración. En la actualidad, Alemania es el país con mayor producción del mundo del queso limburger.

¿Como se elabora?
Este queso se elabora con leche pasteurizada de vaca siguiendo la misma forma que la mayoría de los quesos; la leche se pasteuriza a 72º C y se templa a 30º C con la incorporación del cuajo. Luego se procede al desuerado quedando solo la cuajada madre que será el futuro queso. Se rompe la cuajada en granos pequeños y en este momento es donde se le añade la colonia de bacterias Brevibacterium linens. Posteriormente se coloca en moldes rectangulares del tamaño adecuado para las piezas, se salan bien por todos lados y se dejan madurar de 3 a 4 semanas durante el cual cada día se unta con aceite de lino, produciendo compuestos de azufre y permitirá a las bacterias que hagan su trabajo en la superficie, liberando el aroma tan característico y dando como resultado el color araranjado o melocotón de la corteza ligeramente pegajosa de textura pero comestible.
Estos microorganismos que se emplean concretamente en la maduración del queso limburger curiosamente se encuentran en la piel humana y es de alguna manera responsables del olor corporal.
La temperatura óptima para la maduración de este queso es de 15º C con unos 95% de humedad ambiental.
Pasados los primeros 30 días de maduración, las piezas todavía están sin curar del todo, firmes pero desmenuzables y hay quien prefiere ya consumirlos así, porque no les gusta el olor superficial que desarrollan al final.

Forma de tomarlo
Para tomar el queso limburger os puedo aconsejar que lo acompañéis de pan de centeno alemán o pan de semillas y algún que otro encurtido vario como pepinillos o cebollitas francesas, eso si, no le quitéis la corteza para poder apreciar todo su sabor. También le viene bien acompañando a carnes rojas a la parrilla o en el horno.
El maridaje que os recomiendo para este queso puede ser un tinto con cuerpo como por ejemplo un Pinot Noir o Cabernet Sauvignon y porque no con una pinta de cerveza negra hará un acompañamiento idóneo para disfrutar de este rico queso.


Fuente de la imagen:
http://www.igourmet.com/shoppe/Limburger.asp

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenidos/as a la Abadía de los quesos. Gracias por vuestras visitas y comentarios. Si os apetece, podéis haceros seguidores/as del blog, para no perderos nada!